NUEVO PRESIDENTE EN AVODÁ

07 de Marzo de 2016

 

Mario Sobol es el nuevo presidente de Avodá y aboga por una lista de unidad en las elecciones de AMIA

Itongadol.- El secretario general de la AMIA, Mario Sobol, fue electo ayer, martes, presidente de su factor comunitario, Avodá, de cara a los comicios del 17 de abril en la mutual, en los cuales no puede postularse por razones estatutarias, y dialogó con la Agencia Judía de Noticias (AJN) acerca de la realidad comunitaria y su aspiración de conformar “un gobierno de unidad”.

MS- Cada dos años se cambian autoridades y, en el Kinus (convención), los compañeros decidieron que yo sea el presidente. Es un nuevo desafío en mi carrera institucional.

P- ¿Quiénes lo acompañan?

MS- Por el momento nombramos el Ejecutivo: presidente, secretario general -Demián Stratievsky- y tesorero -Marcelo Sektzer- y la próxima semana terminaremos de armar el equipo.

P- ¿En qué contexto de Avodá ocurre este cambio de autoridades?

MS- Se decidió hacer un cambio frente a las próximas elecciones de la AMIA y pensaron que era la persona exacta para negociar con los otros factores un gobierno de unidad, de pared a pared, que es la esperanza de Avodá y de otros movimientos.

P- ¿Cómo une este escenario con su gestión como secretario general de la AMIA?

MS- Realmente, los dos son desafíos. El de secretario general es un lugar de mucha acción y participación, donde pude aprender muchísimo, y ahora espero utilizar toda mi larga experiencia al frente de Avodá, el partido que históricamente condujo a la comunidad judía.

P- ¿Cómo es el diálogo con los demás factores que participarían en la próxima elección?

MS- Por ahora el diálogo es muy cordial. Hay reuniones con los diferentes factores mañana y la semana próxima para ver si antes del 18 de marzo, que es la fecha de presentación (de candidaturas), podemos tener una lista única. Esperamos que todos se plieguen al llamado, más que nada en este momento, en el cual la comunidad tiene que estar más unida que nunca. No creo que un acto eleccionario sea oportuno ni necesario, podemos ponernos todos de acuerdo y llevar adelante la próxima conducción, que es lo que más necesita la AMIA para ser cada día mejor.

P- ¿Éste es el único motivo por el cual se piensa en una lista de unidad?

MS- No. Pienso que llegó el momento de sincerarnos: no creo que todos los movimientos tengan la fuerza de hacer una contienda electoral y también entiendo que el socio de la AMIA va a acompañar esta idea de una lista de unidad. ¿Por qué tenemos que enfrentarnos si todos queremos el bien comunitario, con facetas un poquitito diferentes?

P- Habrá que convencer a la ortodoxia, que está cómoda con su situación al frente de la conducción de la AMIA y cree que también lo estará en el futuro…

MS- Avodá siempre fue un aliado estratégico de la ortodoxia y lo demostró en la última elección (tras la cual integró la coalición gobernante). Creo que el resto de los movimientos representados en la AMIA tomaron conciencia de que el BUR (Bloque Unido Religioso) tiene mayoría en el electorado. No habría que hacer grandes estadísticas (para comprobarlo).

P- ¿Y por qué aceptaría el BUR una lista de unidad?

MS- Creo que es el primer interesado. ¡Qué mejor para el BUR que el hecho que estén todos los factores representados, manteniendo la mayoría, como en esta conducción! Y si no estamos de acuerdo en algunas cosas, lo discutiremos en la mesa…

P- Reteniendo el BUR los principales cargos…

MS- No hablamos de cargos, sino de la mayoría. Si el BUR va a una elección, va a tener la mayoría, y si no, también. Cada uno de nosotros tiene que respetar que la mayoría la tiene el BUR porque la realidad es que tiene un caudal de votantes superior a cualquier otro movimiento. Queremos evitar una cantidad de cosas que trae cualquier elección: el gasto económico, el roce político... Gastemos todo nuestro esfuerzo, tiempo y un valor económico importante en una AMIA mejor y más fuerte, en lugar de hacerlo en una elección para unos pocos.

P- En esta gestión hubo muchos problemas: hubo factores que se quedaron afuera, se enfermó el presidente, Leonardo Jmelnitzky, y ahora el tesorero, Ariel Cohen Sabban, encabeza la DAIA…

MS- (La enfermedad de Jmelnitzky) es un factor que lamentablemente repercutió muchísimo en esta conducción…

P- Y una lista de unidad podría sortear una situación de ese tipo…

MS- Creo que sí y que es lo mejor para todos. Después de tres años de tener contacto con el socio de la AMIA interpreto que no quiere enfrentamientos, sino que nos pongamos de acuerdo y armemos una muy buena Comisión Directiva. Soy totalmente optimista: nos sentaremos todos a una mesa y trataremos de ver cómo podemos llegar a lo que todos queremos. La verdad es: “¡Hine ma tov umá naím shévet ajim gam iájad!” (¡Qué mejor y más agradable que estar todos los hermanos sentados juntos!). O como decía (en el Martín Fierro José) Hernández, si nos peleamos los de adentro, nos devoran los de afuera…