El contexto detrás de la liberación de Guilad Shalit

24 de Octubre de 2011

 

Sin duda la liberación de Guilad Shalit tiene que marcarse como un gran día para ser israelí y para ser judío. Después de años de cautiverio, no hay mayor alegría que volver a tener a Guilad entre nosotros.
Pero a riesgo de ser aguafiestas y distraer un poco del show mediático que se monta, quisiera traer a discusión un par de temas no muy mencionados.
No quiero meterme en la discusión de tipo moral, que es la que mas abunda.
No por considerarla con menos valor, sino porque la decisión que estuvo detrás de la negociación es en primer lugar política, la cual no va siempre de la mano con lo moral.

 Autor: Alan Chokler (Rosh jinuj, Habonim Dror Argentina)

 

Por lo dicho anteriormente, quiero dedicar este pequeño artículo a analizar de forma simplificada el contexto político que llevó al Hamas y al gobierno israelí a aceptar la negociación.
Por un lado, el Hamas se ecuentra en una pocisión muy precaria; desde la guerra de Gaza en 2009, su ala militar no ha podido terminar de recuperarse lo cual ha empujado a la organización a evitar el conflicto con Israel, incluso reprimir a agrupaciones que si desean realizar atentados.
 
Este "quietismo" lo hace ver a los ojos del pueblo palestino como débiles, de modo que pierden prestigio y de hecho el Hamas está perdiendo militantes que pasan a otras agrupaciones aún mas extremistas y que desafían la autoridad del gobierno de Gaza.
Por otro lado, la situación económica-social en Gaza no ha hecho más que desmejorar, lo cual crea un contexto explosivo.
Paralelamente, el Fatah con sus recientes logros en la ONU, ha demostrado al pueblo palestino que la vía no-violenta es la mejor.
Por si todo esto no fuese suficiente, Siria, la cual es un aliado CLAVE del Hamas está en un proceso de levantamiento popular, que puede llegar a derribar al régimen de Assad.
Ante todo esto, el Hamas tiene que reivindicarse y demostrar que sus métodos si dan resultados, por ello ha tenido que mostrarse muy flexible en la negociación para conseguir logros rápidos (en otras palabras, liberar prisioneros que los palestinos ven como heroes nacionales).
 
Por otro lado, la condición del gobierno israelí no es menos precaria, aún cuando intenta por todos los medios disimularlo.
La popularidad del gobierno está por el piso, esto se demuestra en la explosión de la protesta social en los últimos meses, que ha alcanzado escalas que en otros países llevarían inmediatamente a elecciones adelantadas.
Ese descontento es expresión de la crisis mundial de la misma manera que los indignados en Europa y Estados Unidos y la Primavera Arabe en el Medio Oriente.
A todo esto, la economía israelí ha comenzado a sentir de forma directa los efectos de la crisis de la cual aún no hemos visto lo peor...ciertamente la economía israelí tiene un futuro gris, y el gobierno también.
De esta forma, Netanyahu también esta obligado a hacer algo para "sacar las papas del fuego" y solo por ello ha accedido a una negociación a la cual hace sólo cuestión de meses hubiera descartado (y de hecho, eso era lo que venía haciendo).
De esta forma creo que puede entenderse las decisiones de ambas partes del conflicto, que al fin y al cabo no solucionan ninguno de sus problemas de fondo.
 
http://habonimdrorargentina.blogspot.com/2011/10/el-contexto-detras-de-la-liberacion-de.html